Análisis forense de los apuntes diarios de Calvin Frye

3 mayo 2022

A list in Calvin Frye's diary
A lo largo de las décadas, Calvin Frye registró diariamente los acontecimientos en cuadernos como este.

La historia de vida de Mary Baker Eddy ha sido relatada con diferentes grados de fidelidad y conocimiento. Algunos de sus biógrafos antagonistas afirman que era adicta a la morfina, tanto antes como después de que descubriera la Ciencia Cristiana en 1866. Otros biógrafos han expresado que ella no era adicta. Algunos Científicos Cristianos han dado un paso más e insisten en que Mary Baker Eddy jamás usó morfina, ni siquiera como analgésico, que era el uso más común por el cual era recetado en su época.

Lo que complica este debate es la historia de los apuntes diarios de Calvin Frye, los cuales registran varias ocasiones de dicho uso, incluidas afirmaciones de que los diarios fueron presa tanto de cambios como de falsificaciones.

Queríamos entender mejor lo que los diarios podrían contarnos acerca de estas demandas y contrademandas. En cierto sentido, esta controversia ha sido una distracción del historial mucho más importante de Mary Baker Eddy como descubridora, escritora, maestra, sanadora, organizadora y guía. Para saber más, la Biblioteca trabajó con un renombrado investigador forense, quien analizó algunos de los documentos. Las medidas que se tomaron para resolver este debate de larga data beneficiarán al movimiento de la Ciencia Cristiana y a todos los interesados en la mujer que la fundó.

Las siguientes preguntas y respuestas explican este proyecto y sus conclusiones.

PREGUNTA: ¿Quién fue Calvin Frye?
RESPUESTA:
Calvin A. Frye (1845-1917) trabajó para Mary Baker Eddy desde 1882 hasta su fallecimiento en 1910. Durante la mayor parte de esos 28 años, se desempeñó como secretario y confidente leal. Era un colaborador cercano y miembro del personal de la casa que ayudaba a Eddy; primero en Boston, luego en Concord, Nuevo Hampshire, y finalmente en Chestnut Hill, Massachusetts. Él participaba, y estaba al tanto, de las actividades diarias de hasta 25 empleados de la casa.

P: ¿A qué se le llama los “diarios de Frye”?
R
: De 1865 a 1917, Frye registró las actividades diarias. Registró transacciones financieras, la contabilidad, observaciones generales e ideas inspiradoras. Algunos están en pequeños registros diarios; otros, en libros de tapa dura. La mayoría se escribieron con lápiz, aunque algunos están en tinta. Muchos incluyen las anotaciones abreviadas de Frye en el sistema taquigráfico de Pitman. En muchas formas, los diarios se parecen más a cuadernos con fechas que a registros detallados. Algunos se reutilizaron e incluyen entradas de años distintos.

P: ¿Por qué son importantes los diarios de Calvin Frye?
R:
Estos registran la vida diaria cercana a Mary Baker Eddy, mientras ella y sus seguidores establecían el movimiento de la Ciencia Cristiana.

P: ¿Por qué hay controversias en torno a estos diarios?
R:
Entre las miles de anotaciones en estos libros, Frye incluyó entradas acerca de las enfermedades ocasionales de Mary Baker Eddy y la ayuda por medio de la oración que ella solicitaba a los Científicos Cristianos que la rodeaban. El tratamiento por medio de la Ciencia Cristiana era una forma de oración aplicada a la curación de dolencias físicas y otros problemas de la vida. Los Científicos Cristianos continúan empleando este método hasta hoy.

Entre 1903 y 1910, los diarios de Frye registran los episodios de cálculos renales (piedras en los riñones) que Mary Baker Eddy padeció. En varias ocasiones registró que ella o su personal llamaron a un médico para que le inyectara morfina como analgésico, con el fin de aliviar el dolor extremo que le producía esta dolencia. En otras ocasiones, se llamó a un médico como precaución, pero no parecería que se le hubiera administrado morfina. Los diarios incluyen comprobantes de pago por estos servicios.

P: ¿Por qué se lo consideraría controversial el uso de morfina como analgésico por parte de Mary Baker Eddy?
R:
Para la última década de su vida, Mary Baker Eddy se había convertido en una figura pública. Entre otras cosas, la prensa se interesaba en el estado de su salud. Como ella promovía la Ciencia Cristiana como un sistema de curación por medio de la oración, era escudriñada su propia confianza en sus enseñanzas. Algunos diarios informaban al público que ella tomaba fármacos para diferentes dolencias, que estaba bajo el cuidado de un médico, que se estaba muriendo de cáncer y que era adicta a la morfina. Nada de eso era cierto. Pero los pocos Científicos Cristianos que sabían del uso de la morfina como analgésico por parte de Mary Baker Eddy pueden haber creído que de hacerse público resultaría en intentos por desacreditarla, tal como ocurrió.

P: ¿Qué sucedió con los apuntes diarios después del fallecimiento de Mary Baker Eddy?
R:
Calvin Frye siguió escribiendo en los diarios después del fallecimiento de Mary Baker Eddy el 3 de diciembre de 1910. En 1917, momento de la muerte de Frye, el dignatario John Dittemore tomó posesión de muchos de esos diarios. Quizás tenía miedo de que ellos contuvieran información dañina sobre Mary Baker Eddy. Parece que en esa época él, u otra persona, cortó unas páginas —aunque no todas— que hacían referencia a las piedras en el riñón e inyecciones de morfina. Otros diarios se encontraban bajo la custodia del sobrino de Frye, Oscar Frye.

P: ¿Quién era John Dittemore?
R:
John V. Dittemore (1876-1937) se convirtió en 1909 en miembro de la Junta Directiva de la Ciencia Cristiana. Fue destituido de su cargo en 1919. Esto coincidió con un periodo de litigio entre La Primera Iglesia de Cristo, Científico (La Iglesia Madre) y La Sociedad Editora de la Ciencia Cristiana. La destitución de Dittemore de su cargo llevó a que se distanciara de la Ciencia Cristiana. Durante un tiempo fue aliado de Annie C. Bill (1861-1936), quien afirmaba que era la sucesora de Eddy. Ella intentó poner en marcha una organización que compitiera con La Iglesia Madre. La revista de Bill, The Christian Science Watchman [El vigilante de la Ciencia Cristiana], afirmaba que Mary Baker Eddy había recibido tratamiento médico, tal vez basándose en la información provista por Dittemore.1

Dittemore claramente malinterpretó lo que parece haber sido un número limitado de inyecciones analgésicas de morfina que Mary Baker Eddy recibió entre 1903 y 1910. Él reinterpretó sus enseñanzas y, por último, para fines de la década de 1920, intentó desacreditarla. Fue en este contexto que le proporcionó extractos de los diarios de Calvin Frye a Edwin F. Dakin, cuya biografía crítica (y ampliamente leída) Mrs. Eddy: The Biography of a Virginal Mind [La Sra. Eddy: La biografía de una mente casta] se publicó en 1930.

P: ¿Cómo usó Edwin Dakin los extractos que le proporcionó John Dittemore?
R:
Los usó como parte de su retrato principalmente ficticio de la vida de Mary Baker Eddy, caracterizándola como impostora, histérica, megalómana y también como adicta a la morfina. Esta imagen desvirtuada de Eddy sigue influyendo la opinión de los eruditos y del público sobre ella, así como también sobre la Ciencia Cristiana.

P: ¿John Dittemore mismo fue coautor de una biografía de Mary Baker Eddy?
R: Sí. Se le atribuye ser el autor, junto con Ernest Sutherland Bates, de Mary Baker Eddy: The Truth and the Tradition [Mary Baker Eddy: La verdad y la tradición]. Esta biografía desfavorable, publicada en 1932, también citó los diarios de Frye.

P: ¿Cómo adquirió La Primera Iglesia de Cristo, Científico, los diarios de Frye?
R: Después de que se resolvieron a favor de la Junta Directiva de la Ciencia Cristiana las demandas que comenzaron en 1919, Dittemore llegó a un acuerdo con ella. Devolvió algunos de los diarios de Frye, pero insistió en quemar las páginas que él había arrancado. Pero los Directores en ese entonces no sabían que Dittemore había hecho copias fotostáticas de esas páginas. Con el paso de los años, La Iglesia Madre tomó posesión de más partes de los diarios de Frye gracias a dos fuentes: Dittemore2 y la familia de Frye. Finalmente, se recolectaron más de 100 diarios, incluidas las copias fotostáticas que Dittemore hizo de algunas de las páginas que se habían destruido. Hoy se encuentran en los archivos de la Biblioteca Mary Baker Eddy. Los diarios escaneados han estado disponibles al público desde el año 2002, y pueden consultarse por medio de los servicios de la Sala de Investigación de la Biblioteca.

P: ¿Cómo respondió La Iglesia Madre a las acusaciones de que Mary Baker Eddy era drogadicta o que con frecuencia solicitaba los servicios de médicos durante ese periodo?
R: La Junta Directiva de la Ciencia Cristiana publicó un comunicado en 1929, donde defendía a Mary Baker Eddy mientras reconocía que había usado analgésicos en unas pocas ocasiones de dolor extremo, quizás en respuesta a las afirmaciones hechas en The Christian Science Watchman.3

P: ¿Esto resuelve las cuestiones relativas al uso de la morfina?
R: No. Las preguntas sobre Mary Baker Eddy y la morfina continúan resurgiendo a lo largo de las décadas. Por una parte, los detractores de Mary Baker Eddy la retratan como drogadicta o como una hipócrita que se apoyaba en la medicina en contra de sus propias enseñanzas. Por otra parte, algunos Científicos Cristianos rechazan la evidencia de que usó la morfina como analgésico, a pesar del comunicado de 1929 de la Junta Directiva, así como de las propias palabras de Eddy en su libro Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras:

Si debido a una lesión o por cualquier otra causa, un Científico Cristiano fuese atacado por un dolor tan violento que no pudiera darse un tratamiento mental a sí mismo —y los Científicos Cristianos no hubieran logrado aliviarlo— el sufridor podría llamar a un cirujano que le administraría una inyección hipodérmica; entonces, al calmarse la creencia de dolor, él podría atender su propio caso mentalmente. Así es como “lo examinamos todo; y retenemos lo bueno”.4

P: ¿Las biografías más recientes de Mary Baker Eddy han abordado esta pregunta?
R: Sí. El biógrafo Robert Peel ofreció una evaluación documentada de la cuestión relativa a la morfina por primera vez en el último libro de su trilogía, Mary Baker Eddy: The Years of Authority [Mary Baker Eddy: Los años de autoridad], publicada en 1977.5 Los biógrafos que le siguieron también incluyeron relatos sobre esto.

P: ¿Por qué la Biblioteca llevó a cabo un análisis forense de los documentos de los diarios de Frye?
R: Dittemore manipuló los diarios, arrancando páginas y haciendo copias. Algunos han afirmado que las copias fotostáticas podrían haber sido alteradas y no estaban escritas con la letra de Frye, y que las borraduras en esas y otras páginas evidencian intentos por alterar el contenido de los diarios. Aparentemente, hay declaraciones de varios Científicos Cristianos que trabajaron en la casa de Mary Baker Eddy que contradicen las entradas del diario de Frye.6 A fin de averiguar si hubo algún fundamento para la denuncia de falsificación o alteración, la Biblioteca utilizó los servicios de un renombrado perito forense en documentos, Khody Detwiler. Analizó diez diarios donde se mencionan las inyecciones de morfina y el pago a los médicos. También analizó las páginas fotostáticas, al igual que las páginas que mostraban señales de borraduras y sobreescrituras. Realizó este trabajo el 8 de marzo de 2021 en la Biblioteca Mary Baker Eddy, en Boston. Envió su informe en mayo de 2021.

P: ¿Cómo se realizó el trabajo?
R: Detwiler usó una combinación de técnicas de ampliación de alta resolución e iluminación, incluidas la oblicua (iluminación desde el costado, que barre la superficie del papel) y luz transmitida (iluminación a través del papel), así como ráfagas cortas de luz ultravioleta y luz infrarroja. Analizó todos los diarios de Frye que tenían entradas que habían sido puestas en duda, al igual que las muestras de otros documentos tanto con la letra de Frye o la de Dittemore.

Al analizar la escritura en los distintos documentos, Detwiler comparó la formación de las letras (cómo se hicieron) y la ejecución de la caligrafía (velocidad y movimiento). También realizó análisis de las existencias de papel, tintas y tachaduras (borraduras). Incluso en los casos donde las tachaduras eran completas, un analista aún puede leer lo que fue escrito en las hojas de abajo, dependiendo de cuánta presión se haya hecho al escribir.

Estos exámenes constituyeron las bases para la conclusión de Detwiler. Utilizó una escala que va desde “Identificación” (confirmación de la autoría auténtica del documento en cuestión) a “Eliminación” (confirmación de la autoría falsa del documento en cuestión) con las siguientes clasificaciones intermedias: “Probable”, “Fuerte probabilidad” y “Sin conclusión alguna”.

P: ¿Cuáles fueron las conclusiones de Detwiler?
R: Llegó a la conclusión de que Dittemore no escribió ninguna de las entradas que habían sido puestas en duda en los diez diarios de Frye entregados. También determinó que Frye escribió esas entradas. En otras palabras, sus conclusiones fueron la “Eliminación” de Dittemore y la “Identificación” de Frye.

Al examinar las borraduras, Detwiler descubrió que algunas palabras podrían reconstruirse, pero no la mayoría. Esto es debido a la fragilidad del papel. Podrían realizarse más análisis; sin embargo, ello requeriría que se quitaran las páginas de los diarios.

P: A la luz de este análisis forense, ¿qué sabemos ahora que no sabíamos antes sobre los diarios de Frye?
R: Ahora sabemos que Frye escribió las entradas en los diarios relacionadas con las inyecciones de morfina. También sabemos que Dittemore no escribió esas entradas. Puede que no sea posible determinar quién hizo todas las cuantiosas borraduras, o determinar todas las palabras que fueron borradas.

P: ¿Los diarios de Calvin Frye demuestran que Mary Baker Eddy era adicta a la morfina?
R: No. Sería difícil interpretar las entradas de los diarios acerca de este tema como indicador de abuso de estupefacientes o adicción. Sí registraron la administración del fármaco como analgésico en varios casos de dolor extremo.

Hay mucho más por aprender de los diarios de Frye y otros documentos históricos disponibles al público en la Biblioteca Mary Baker Eddy. Las entradas del diario confirman que Mary Baker Eddy misma sí dependía de la Ciencia Cristiana para la curación durante dolencias leves y graves. A veces ella le pedía a los demás tratamiento por medio de la oración, y la ayudaban. Los problemas de salud constituyen una pequeña parte de lo que se encuentra en docenas de diarios de nuestra colección. Invitamos a los lectores a que nos contacten por mayor información sobre Mary Baker Eddy, su personal y actividades diarias.

Escuche “Examining the evidence: Forensic handwriting analysis at The Mary Baker Eddy Library” [Examinando la evidencia: Análisis forense de escritura en la Biblioteca Mary Baker Eddy], un episodio de podcast en inglés de Seekers and Scholars [Buscadores y académicos] en el que participan Khody Detwiler y dos miembros del personal de la Biblioteca.


Este blog también se puede leer en este sitio Web en alemánfrancésinglés y portugués.

Print Friendly, PDF & Email
  1. Véase “Christian Science Committees on Publication Regarding Mrs. Eddy’s Use of Drugs” [Los Comités de Publicación de la Ciencia Cristiana acerca del uso de fármacos por parte de la Sra. Eddy], 15 de noviembre de 1928, firmado por “Los redactores de The Christian Science Watchman”, donde se declaraba que Mary Baker Eddy en sus últimos años “en numerosas ocasiones… empleó a médicos quienes administraban fármacos y analgésicos”.
  2. La resolución de Dittemore v. Dickey [Dittemore contra Dickey] no incluía la remoción de Dittemore de la Administración Fideicomisaria de la Christian Science Benevolent Association [Asociación Benevolente de la Ciencia Cristiana] o de su puesto como Fideicomisario conforme al Testamento de Mary Baker Eddy. Con el fin de concretar la renuncia a estos puestos y recuperar material histórico, la Junta Directiva de la Ciencia Cristiana llegó a un acuerdo financiero con él en 1924.
  3. “A Statement by the Directors” [Un comunicado de los Directores], Christian Science Sentinel, 26 de enero de 1929, 430; se volvió a publicar en The Christian Science Journal, marzo de 1929, 669. Obra citada, “Christian Science Committees on Publication Regarding Mrs. Eddy’s Use of Drugs”.
  4. Mary Baker Eddy, Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras (Boston: The Christian Science Board of Directors), 464.
  5. Robert Peel, Mary Baker Eddy: The Years of Authority (New York: Holt, Rinehart & Winston, 1977), 236-241.
  6. Por ejemplo, la declaración hecha en 1930 por Irving Tomlinson, “Mrs. Eddy’s Reliance on God” [La confianza en Dios de la Sra. Eddy], que se encontró entre sus archivos de reminiscencia. Sin embargo, las reminiscencias de Adelaide Still corroboran los diarios de Frye. Una carta de William R. Rathvon es más indefinida.