De los Documentos: Cartas desde el lejano Oeste

9 de noviembre de 2022

Top left:

Foto: El este y el oeste se dan la mano al colocar el último riel de Union Pacific Railroad [Ferrocarril del Pacífico de la Unión], 10 de mayo de 1869, de Andrew J. Russell. Cortesía de Beinecke Rare Book and Manuscript Library. Carta: Edward P. Adams a Calvin A. Frye, 11 de enero de 1886, 938.91.006. Tabla: Lista oficial de funcionarios, agentes, estaciones, distancias, etc., de Central Pacific Railroad [Ferrocarril del Pacífico Central], 1884, página 55. Cortesía de California State Railroad Museum Library.

A mediados de la década de 1880 se vio un rápido crecimiento en el número de alumnos que recibieron instrucción en la Ciencia Cristiana de parte de Mary Baker Eddy, así como en los alumnos de sus alumnos. Muchas personas están familiarizadas con los trabajadores incondicionales a los que se atribuye el crecimiento del movimiento de la Ciencia Cristiana durante esa época gracias a los relatos de sus exitosas prácticas de curación y enseñanza en centros urbanos más allá de Boston, como Nueva York, Milwaukee, Chicago, Omaha y Denver.

Sin embargo, otro medio importante por el cual la Ciencia Cristiana se difundió fue el intercambio sincero y discreto de experiencias individuales de curación en pequeñas comunidades rurales alejadas de los centros urbanos. Para el equipo que trabaja con los Documentos de Mary Baker Eddy, cada vez es más evidente que estos escritores no son conocidos, al menos en parte, porque no establecieron grandes prácticas de enseñanza y curación. Muchos enviaron solo un puñado de cartas, tal vez incluso solo una, a Boston. Estas vidas humildes moldearon y fueron moldeadas por el movimiento de expansión hacia el oeste en los Estados Unidos. Y a ellos también se les puede atribuir la rápida difusión de la Ciencia Cristiana desde Nueva Inglaterra hasta la costa oeste.

Un ejemplo de esto salió a la luz recientemente en nuestro trabajo continuo de transcribir y anotar la correspondencia de Mary Baker Eddy: Edward P. Adams (1842-1920), quien estudió la Ciencia Cristiana con ella. Nacido en Gilead, Maine, comenzó a trabajar para Grand Trunk Railway and Montreal Telegraph Company en Gorham, Nuevo Hampshire, cuando tenía unos 16 años. Permaneció allí hasta diciembre de 1873, cuando el Central Pacific Railroad [Ferrocarril del Pacífico Central] lo nombró agente de estación en Corinne, Utah.1

Adams tomó la Clase Primaria con Mary Baker Eddy en noviembre de 1885 en Boston. Una carta que le escribió el 27 de octubre de 1885 sugiere que pudo conocer la Ciencia Cristiana de la mano de Sarah H. Crosse, también de Nuevo Hampshire.2 Se unió a la Asociación de Científicos Cristianos en diciembre de 1885, antes de regresar a su puesto en Corinne.

El 11 de enero de 1886 escribió una carta a Calvin Frye encargando una copia de la 16ª edición recientemente revisada de Ciencia y Salud de Mary Baker Eddy, y señaló:

Llegué aquí a mi hogar en el oeste la noche de Navidad[,] tuve un viaje agradable. Desde que regresé me he sentido bastante solo aquí estando tan lejos de aquellos que simpatizan con la verdad pero mi gran logro ha sido que la luz de lo espiritual ha reemplazado la pérdida de lo personal… por favor dele mis saludos a la querida Sra. Eddy a quien vaya un recuerdo por esta nueva vida que me ha mostrado3

Esta carta puede parecer normal en principio. Pero, en realidad, abre una ventana a una época y lugar fascinantes de la historia de los Estados Unidos. Y demuestra la oportunidad única que tuvo Adams de compartir su compromiso con la Ciencia Cristiana en su ciudad fronteriza —ciudad próspera, aunque un tanto agitada. Como jefe de estación, ocupó un puesto destacado en el ferrocarril; la empresa más central e importante en lo que investigaciones posteriores revelan era una ubicación un tanto inusual.

Corinne, Utah, se fundó en marzo de 1869. Se encuentra a unos 40 kilómetros del lugar donde, el 10 de mayo de 1869, se clavó el último “clavo de oro” en las vías del tren en Promontory Summit, uniendo así el Ferrocarril del Pacífico Central con el Ferrocarril del Pacífico de la Unión, completando el enlace final en la vía del ferrocarril transcontinental. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (los mormones) se estaba expandiendo en Utah, y algunos de sus líderes habían expresado su preocupación por los efectos que el ferrocarril podría tener en sus miembros al abrir el área al resto del país. A veces los negocios no mormones eran boicoteados.4 Por consiguiente, un grupo de comerciantes no mormones y oficiales retirados del ejército fundaron la ciudad de Corinne. Anticiparon el poder buscar libremente oportunidades comerciales y otras actividades centradas y habilitadas por la finalización del nuevo ferrocarril. En un relato de Corinne, la autora Catherine Armstrong escribe que la ciudad surgió casi de la noche a la mañana:

Más de 500 edificios y tiendas de capaña de lona albergaron a más de 1000 residentes. La ciudad ferroviaria tenía 28 tabernas, 16 licorerías, algunos salones de baile y un alguacil sensato para mantener a todos bajo control. Corinne pronto se conoció como la “Capital gentil de Utah”, donde mineros, trabajadores ferroviarios, transportistas y fletadores podían ir para divertirse y comerciar.5

Además de establecerse rápidamente como el principal centro de cargamento de la región, Corinne tenía, a principios de la década de 1870, un gran hotel, un teatro de la ópera, un periódico, depósitos, fábricas, molinos e iglesias que representaban al menos siete denominaciones diferentes. Sus fundadores incluso imaginaron que podría convertirse en la eventual capital de Utah, que en ese momento todavía era un territorio de los Estados Unidos.6

Fue en este contexto cambiante que Adams leyó su nueva copia de Ciencia y Salud y consideró sus perspectivas de compartir sobre su “nueva vida” en la Ciencia Cristiana. Él fue uno de los alumnos a los que Mary Baker Eddy envió una carta en mayo de 1886. “Veo una gran necesidad de que los Científicos Cristianos establezcan escuelas abiertas al público en todas nuestras principales ciudades”, afirmó, y les pidió que “abrieran un instituto público en alguna ciudad principal de inmediato”.7

Si bien Adams no terminó abriendo un instituto, envió esta respuesta a Mary Baker Eddy el 4 de julio de 1886:

…sus enseñanzas me han ahorrado mucho sufrimiento En este momento sería un inválido sin esperanza si no fuera por la verdad que usted enseña y que aprendí mientras estaba en la Clase la carga del sufrimiento de años se ha quitado y aparece una vislumbre de la vida perfecta.

No puedo entender cómo se puede dudar de la recompensa que viene con cada esfuerzo hecho por la verdad divina Es mi principal deseo dejar todo empleo y trabajar activamente para la Causa de mi Ama[,] el campo de sufrimiento y error es grande y no hay trabajadores aquí. Creo que, con un compromiso serio, se podría hacer un buen trabajo en Utah[.] La influencia mormona, que es grande, sería la principal oposición Espero que tenga la satisfacción de ver la semilla de su trabajo plantada en toda la tierra8

Dado esa opinión, es difícil imaginar que Adams no hablara con tantos como le fuera posible acerca de su sanación espiritual de invalidez y “vislumbre de la vida perfecta”, haciendo su parte para sembrar las semillas de la Ciencia Cristiana “por toda la tierra”. Aunque no tenemos registro de correspondencia entre Edward Adams y Mary Baker Eddy después de 1888, sabemos que permaneció comprometido con la Ciencia Cristiana y se unió a La Primera Iglesia de Cristo, Científico, en 1896.

A fines de la década de 1870, se construyó el Ferrocarril Utah-Northern, que conectaba Ogden, Utah, con una línea ferroviaria en Idaho. Esto limitó a Corinne como principal punto de suministro. Posteriormente, muchas de las empresas de la ciudad se trasladaron a Ogden. En 1904 se construyó otra vía férrea que marginó aún más el acceso del pueblo a las rutas principales y provocó el colapso del resto de sus negocios, industria y población.9 Corinne experimentó el mismo ciclo de auge y caída que fue el sello distintivo de muchas ciudades del oeste durante este período de la historia de los Estados Unidos. Pasó de ser la capital de Utah que alguna vez aspiró a ser, a convertirse en la tranquila comunidad agrícola que es hoy. Es posible que por esta razón también Adams se mudara. Si bien no conocemos los detalles, finalmente se dirigió a Alameda, California, donde falleció en 1920.

De 1842 a 1920, desde Maine hasta California, la vida de Adams coincidió con la mayor y más dinámica expansión y crecimiento hacia el oeste en la historia de los Estados Unidos. Asociado de manera significativa con uno de los principales catalizadores, el ferrocarril transcontinental, fue además un estudiante fiel de la Ciencia Cristiana, que tocó muchas otras vidas en su viaje siempre hacia el oeste. Su breve correspondencia ejemplifica las contribuciones menos conocidas, pero colectivamente monumentales, de los individuos más alejados, cuyas propias vidas fueron transformadas por la Ciencia Cristiana y permanecieron dedicadas a difundir su influencia dondequiera que las circunstancias los llevaran.

La colección De los Documentos de Mary Baker Eddy contiene muchas cartas del lejano Oeste. Cada carta destaca algún aspecto único de cómo el crecimiento de la Ciencia Cristiana a fines del siglo XIX estuvo vinculado al crecimiento de los Estados Unidos, y revela las contribuciones de quien la escribió.


Este blog también se puede leer en este sitio Web en alemánfrancésinglés y portugués.

Print Friendly, PDF & Email
  1. “Presentation to Mr. E. P. Adams” [Presentación al Sr. E. P. Adams], Journal of the Telegraph, Vol. VII, Nº 3, 1º de febrero de 1874, pág. 55, https://books.google.com/books?id=myxOAAAAYAAJ&pg=PA55&lpg=PA55&dq=”E.+P.+Adams”+”central+pacific+railroad”&source=bl&ots=rwHq1kFEii&sig=ACfU3U0yDi_jkvpTSaNSWpJ6QBZSsUNjrw&hl=en&sa=X&ved=2ahUKEwiflseb2uT4AhX-LEQIHaG0BzwQ6AF6BAgCEAM#v=onepage&q=”E.%20P.%20Adams”%20″central%20pacific%20railroad”&f=false.
  2. Edward P. Adams a Mary Baker Eddy, 27 de octubre de 1885, IC480.55.002, https://mbepapers.org/?load=480.55.002.
  3. Edward P. Adams a Calvin A. Frye, 11 de enero de 1886, IC938.91.006, https://mbepapers.org/?load=938.91.006.
  4. Peter Neil Garff, “Causes of the Mormon Boycott Against Gentile Merchants in 1866 and 1868” [Causas del boicot mormón contra los comerciantes gentiles en 1866 y 1868] (1971), Tesis y disertaciones, 4708, https://scholarsarchive.byu.edu/etd/4708, https://scholarsarchive.byu.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=5707&context=etd.
  5. Catherine Armstrong, “This Tiny Utah Town has a Crazy, Wild History” [Este pequeño pueblo de Utah tiene una historia alocada y salvaje], Only in Your State: Utah, Attractions, 14 de noviembre de 2016, https://www.onlyinyourstate.com/utah/corrine-ut-history.
  6. Corinne City Corp., “Corinne City History” [Historia de la Ciudad de Corinne], 2019, https://www.corinnecity.com/city-history.html.
  7. Mary Baker Eddy a Edward P. Adams, 26 de mayo de 1886, L04332, https://mbepapers.org/?load=L04332.
  8. Edward P. Adams a Mary Baker Eddy, 4 de julio de 1886, IC480.55.004, https://mbepapers.org/?load=480.55.004.
  9. Corinne City Corp., “Corinne City History”, 2019, https://www.corinnecity.com/city-history.html.