¿Lo escribió Mary Baker Eddy? La autoría de “Un tratamiento para cada día”

6 agosto 2020

Un artículo titulado “Un tratamiento para cada día” ha sido ampliamente difundido como algo que Mary Baker Eddy publicó una vez en The Christian Science Journal. Este escrito parece ser una recopilación de varios textos diferentes. De hecho, nuestra investigación indica que este artículo no es de Eddy, ni apareció en el Journal. Aquí hemos dividido el escrito en secciones e indicado el autor de cada una.

PARTE 1:

Cada vez que declaras que eres perfecto en Dios, un poder que imparte salud atraviesa todo el cuerpo. Cuando comprendas esta verdad de verdades, que eres ahora, no que serás, perfecto en Dios, sin ninguna duda, pasarán cosas maravillosas. Ahora permíteme urgirte, por más difícil que parezca, a declarar innumerables veces que eres perfecto, alegre, triunfante y completo. Declara con frecuencia: Dios es mi fortaleza; Dios es mi vida; Dios es mi salud; Dios es mi comprensión. Tienes dominio en Él sobre el mundo, la carne y el diablo; un dominio que es omnipotente. Tu vida está en Él. Ningún poder puede sujetarte.

Esta parte es de un artículo corto titulado “The Way to Begin in Christian Science” [La forma de comenzar en la Ciencia Cristiana] por “L.J.N.”, iniciales de L. J. Nusbaum. El artículo apareció en septiembre de 1889 en el Christian Science Journal. Ulteriormente, la Sociedad Editora de la Ciencia Cristiana lo publicó como “panfleto”, el cual tuvo amplia difusión no solo en inglés, sino también en alemán y noruego.

PARTE 2:

Dios es la única vida. El Espíritu es la única sustancia. El Amor es la única causa. La armonía es la única ley. Ahora es el único tiempo.

Estas frases son similares a los comentarios que hizo Theodore F. Seward, un ministro episcopal en un discurso sobre la Ciencia Cristiana.1

PARTE 3:

Esta es la casa espiritual de Dios. Nada puede entrar para molestar o destruir. Nada puede entrar para manifestar pecado, enfermedad ni muerte ni desaliento, porque Dios, el bien, llena esta casa de amor y paz perfectos y gobierna a cada miembro de ella. No hay condición mala ni pensamiento que pueda argumentar, sugerir ni crear cualquier ley para dominarme, controlarme, destrozarme ni hacer que el mal me sentencie, o excluir cualquier bien de mi consciencia. No existe ninguna ley de fracaso ni carencia ni pobreza, escasez o limitación. No existe ninguna ley sino la ley Divina, la cual está llena de abundancia, armonía y dominio. Ninguna mente o mentes mortales, buenas, malas o indiferentes, individuales, colectivas o universales pueden tocarme a mí o a alguien en el radio de mi pensamiento este día, porque Dios, el bien, me gobierna a mí y a cada miembro de esta casa con perfección.

Esta sección a menudo circula por separado como “God’s Spiritual Household” [La casa espiritual de Dios]. Aunque no hemos encontrado evidencias de quién lo escribió, podemos confirmar que Eddy no es la autora; la redacción difiere notablemente de su estilo usual, tanto del de sus primeros escritos como de los posteriores.

PARTE 4:

Amado Padre-Madre Dios, danos sabiduría para enfrentar los problemas que surjan y tengamos que resolver hoy. Dame comprensión para negar el error. Dame gracia para mantenerme callado cuando no sea necesario hablar. ¡Oh, Amor!, acéptame. Dame una sola mente, una consciencia, y capacítame para amar a mi prójimo como a mí mismo. Cuando dejo de juzgar, criticar o condenar empiezo a progresar.

Partes de esta sección tal vez sean auténticas. El 1° de junio de 1898, Alfred Baker le escribió a Mary Baker Eddy agradeciéndole por enviarle una oración que incluía la frase “Amor, simplemente acéptame”.2 Al año siguiente, Anna White Baker, esposa de Alfred Baker, le escribió una carta a una amiga citando una oración que Eddy le había enviado a él en una oportunidad: “Oh, Amor, simplemente acéptame, ¡Oh, Amor!, dame una sola Mente, ninguna otra consciencia, y hazme amar a mi prójimo como a mí mismo”.3

PARTE 5:

Cuando los demás odien, desprecien, ignoren, ayúdame, querido Dios, a amarlos más.

Se dice que esta cita fue escrita en un pedazo de papel que estaba colocado sobre la cama de Eddy en una ocasión. La página misma no existe.

Print Friendly, PDF & Email
  1. “Christian Science at an Episcopal Congress” [Ciencia Cristiana en un congreso episcopal], Christian Science Sentinel, 22 de noviembre de 1900, http://sentinel.christianscience.com/shared/view/k2eviu8bga?s=t
  2. Alfred Baker a Mary Baker Eddy, 1° de enero de 1898, 242a.
  3. Anna B. White Baker a Mary Kimball Morgan, 31 de octubre de 1899, V03415.