Mujeres que marcaron la historia: Marcella Craft

2 agosto 2021

Marcella Craft

Retrato de Marcia Craft, circa 1895-1905. P00487. Foto tomada por el Estudio Fotográfico Apeda de Nueva York.

Una voz melódica puede hacer más que simplemente crear hermosas notas. Puede también elevar hermosos e inspirados mensajes —especialmente los que se encuentran en los himnos.

Al igual que muchas iglesias cristianas, durante varios años La Iglesia Madre tuvo un coro que participaba en los servicios dominicales cantando tanto himnos como canciones populares. En 1898 esa costumbre cambió en la iglesia de Boston, y el servicio religioso pasó a incluir himnos cantados por la congregación y una selección cantada por un solista. Pocos años después, las iglesias filiales de la Ciencia Cristiana también adoptaron este modelo.1 Una de las primeras solistas fue la soprano de ópera Marcella Craft (1874-1959).

Nacida con el nombre de Marcia Craft en Indianapolis, Indiana, se mudó con su familia a Riverside, California, a la edad de 13 años. Allí comenzó su carrera musical como solista del coro de la Iglesia Bautista de Riverside.2 Advirtiendo su talento, la comunidad solventó sus clases de canto en Boston con Charles R. Adams (1834-1900), un consumado tenor de ópera y actor de prestigio internacional.3 4 Fue probablemente durante esta época que Craft se interesó en la Ciencia Cristiana. Nunca se afilió a La Iglesia Madre, pero trabajó como solista desde enero de 1898 hasta octubre de 1900.

Si bien la introducción de Craft a la Ciencia Cristiana no está documentada, sabemos que fue amiga y paciente de la practicista de la Ciencia Cristiana Laura E. Sargent, quien fue parte del personal de Eddy durante muchos años.5 Sus convicciones y talentos están registrados en el siguiente memorando de la iglesia, de fecha 26 de octubre de 1898:

La Sra. Eddy dice que el Conde de Dunmore ha sido compositor musical y que le encantó cómo cantó la Sra. Craft. La Madre está informada de que Craft tiene un profundo interés en la Ciencia Cristiana y lleva consigo el libro de texto cuando viaja.6

Mary Baker Eddy reconocía el talento de Craft. A comienzos de 1900 ocurrió un hecho notable que demuestra la gratitud que Craft sentía. Sucedió luego de una actuación de Craft en Concord, Nuevo Hampshire, donde Eddy vivía por entonces:

Anoche recibí de su parte la más hermosa canasta de flores que haya tenido jamás, y se lo agradezco mucho.7 8

Aquel otoño Craft le presentó su renuncia como solista principal de La Iglesia Madre a su “amada madre”, a fin de cambiar el enfoque de su carrera y seguir perfeccionando el autoproclamado don que Dios le había dado:

Durante muchos años, desde que comencé a estudiar música formalmente, he tenido la esperanza de llegar algún día a convertirme en una gran cantante y una buena mujer, capaz de elevar con el canto el pensamiento de los oyentes y hacerles sentir el mensaje, aun sí no lo comprenden… Hoy en día los cantantes no pueden llegar a esa posición y ser reconocidos como cantantes de primer nivel sin estudiar en Europa. Hasta ahora no he tenido esta oportunidad.

Continuó la carta expresando gratitud a La Iglesia Madre:

No obstante, los años que dediqué a perfeccionar mi técnica no fueron en vano; los últimos dos años y medio que canté para La Iglesia Madre me han dado la más grande ayuda cuando más la necesitaba, y me prepararon para tener una mejor y más amplia carrera. No puedo expresar con palabras lo mucho que la Ciencia Cristiana ha significado para mí, ni cómo me ha ayudado a amar con mayor comprensión en el espíritu.9

Craft se mudó a Milán, Italia, donde estudió con Francesco Mottino y Enzo Guagni. Más tarde, entre 1905 y 1915, sería una de las tres solistas suplentes de La Iglesia Madre.10 Y continuaría en contacto con Mary Baker Eddy después de pedir licencia como solista permanente.

En 1900 se ofreció a cantar para Mary Baker Eddy, quien inicialmente declinó el ofrecimiento, señalando que había perdido su “amor por la música material”.11 Craft respondió que sólo deseaba cantar si Eddy tenía “el deseo de escuchar la música de la Oración Vespertina de la Madre o el Himno de Comunión, no para demostrar el modesto talento” que tenía.12 (En esta carta se refería a dos de los poemas de Eddy a los que se les puso música.)

En efecto, en 1909 Craft cantó para Eddy un arreglo del oratorio Elías de Felix Mendelssohn, un privilegio concedido a pocos. William Rathvon, uno de los secretarios de Eddy, recuerda así aquella ocasión:

Presentaron a [Marcella] y pronto se puso a cantar “Oye, oh Israel”, acompañada por [Ella] Hoag. Como el cuarto era pequeño, solo [Adam H. Dickey] y [Calvin Frye] entraron, mientras [Irving C. Tomlinson], [Laura Sargent] y yo nos quedamos parados en la entrada, con la puerta abierta. El resto del grupo se quedó en el vestíbulo y en las escaleras. Tras una aguda nota sostenida, nuestra Guía aplaudió. Aún puedo ver su erguida figura levantando las manos para aplaudir vigorosamente. Después saludó a la solista diciéndole: “Bien te mereces toda la fama que te has ganado”. [Marcella] besó su mano y se la notó bastante emocionada…13

Poco después de esa actuación, Craft regresó a Europa, donde se convirtió en una famosa y consumada cantante de ópera en Alemania.14 15 Allí cantó en los teatros de ópera de Elberfeld y Kiel, así como en Munich, donde terminó instalándose.16 La opinión de la crítica fue muy favorable, en particular por sus interpretaciones de Salomé en la ópera de Richard Strauss Salomé y de Butterfly en la ópera de Giacomo Puccini Madame Butterfly.

Durante esos años Craft se mantuvo en contacto con Eddy, enviándole cartas que ella agradecía recibir. En 1910 Rathvon le escribió a Craft lo siguiente:

Estoy seguro de que le agradará saber cuán feliz se sintió la Sra. Eddy cuando le entregué su carta esta tarde. Mientras la leía[,] su satisfacción era evidente, y cuando me la devolvió vi que tenía un comentario escrito que reciben pocas cartas que pasan por sus manos.17

El estallido de la Primera Guerra Mundial obligó a Craft a regresar a los Estados Unidos. Y aunque sus actuaciones continuaron mereciendo elogios de la crítica, no alcanzó la misma notoriedad que había logrado en Europa. Finalmente regresó a Alemania.18 19 20 En 1930 se retiró y regresó a su hogar en Riverside, California. Durante su retiro se mantuvo activa, fundando la Riverside Opera Company y enseñando su arte. Falleció a la edad de 85 años.21

El talento y la gratitud de Marcella Craft por la Ciencia Cristiana ayudaron a transmitir los mensajes de la Biblia y Ciencia y Salud a las congregaciones de La Iglesia Madre. Aunque su pasión por el canto la llevó a otras tierras, nunca olvidó su religión mientras perseguía su sueño de ser cantante de ópera.

 

Escuche Mujeres que marcaron la historia, de los Archivos de Mary Baker Eddy (en inglés), un episodio de podcast de Seekers and Scholars [Buscadores y académicos] en el que participan los integrantes del personal de la Biblioteca Steve Graham y Dorothy Rivera.


Este blog también se puede leer en este sitio Web en alemánfrancésinglés y portugués.

Print Friendly, PDF & Email
  1. William B. Johnson a Mary Baker Eddy, 13 de septiembre de 1898, IC001dP1.01.016.
  2. Hal Durian, “Marcella Craft: Talented and Crafty” [Marcella Craft, talentosa e innovadora], True Stories of Riverside and the Inland Empire [Historias verdaderas de Riverside y el Inland Empire] (Estados Unidos: Arcadia Publishing Incorporated, 2013); Finding aid, Marcella Craft papers [Encontrando ayuda, Documentos de Marcella Craft] (MS 071), Special Collections & University Archives, Universidad de California, Riverside.
  3. Finding aid, Marcella Craft papers (MS071).
  4. Granville L. Howe y William Smythe Babcock Mathews, “Charles R. Adams”, A Hundred Years of Music in America [Cien años de música en Estados Unidos] (G. L. Howe, 1889), 218.
  5. William R. Rathvon, “Reminiscences of William Roedel Rathvon, C.S.B. Volume I” [Reminiscencias de William Roedel Rathvon, CSB, Volumen I], 28 de marzo de 1941, 211; Biblioteca Mary Baker Eddy, “Soloists of the Mother Church” [Solistas de La Iglesia Madre], actualizado en junio de 2005.
  6. Calvin A. Frye a Albert Metcalf, 26 de octubre de 1898, L06672.
  7. Marcella Craft a Mary Baker Eddy, 26 de enero de 1900, IC 424. 52.002.
  8. “Concert in Concord, N.H.” [Concierto en Concord, Nuevo Hampshire], Christian Science Sentinel, 1o de febrero de 1900.
  9. Marcella Craft a Mary Baker Eddy, 4 de septiembre de 1900, IC424.52.004.
  10. Clifford P. Smith, “As I Recall It” [Tal como lo recuerdo], 1952, Reminiscencia, 42.
  11. Mary Baker Eddy a Marcella Craft, 25 de enero de 1900, L10810.
  12. Marcella Craft a Mary Baker Eddy, 25 de enero de 1900, IC424.52.001; Marcella Craft a Mary Baker Eddy, 26 de enero de 1900, IC 424. 52.002.
  13. William R. Rathvon, “Reminiscences of William Roedel Rathvon, C.S.B. Volume I”, 212-213.
  14. Finding Aid, Marcella Craft papers (MS 071).
  15. Ednah Aiken, “Two California Songbirds in Europe” [Dos pájaros cantores de California en Europa], Sunset, enero de 1914, 535.
  16. Durian, “Marcella Craft: Talented and Crafty”, 535.
  17. William R. Rathvon a Marcella Craft, 4 de enero de 1910, L13990.
  18. “Marcella Craft, Gifted Soprano, Los Angeles Artist” [Marcella Craft, Talentosa Soprano, Artista de Los Ángeles], Los Angeles Herald, 6 de noviembre de 1914, 17.
  19. “Marcella Craft Again Delights Worcester” [Marcella Craft nuevamente deleita a Worcester], The Musical Leader, 25 de mayo de 1922, 502.
  20. “Marcella Craft Triumphs in Three Cities” [Marcella Craft triunfa en tres ciudades] (anuncio), The Musical Leader, 12 de enero de 1922, 34.
  21. Finding aid, Marcella Craft papers (MS 071).