El Amanecer: “Una obra maestra de talento”

El Amanecer, John J. Enneking 0.1253.

Mary Baker Eddy fue dueña de uno de los cuadros más impresionantes: El Amanecer, representación de La Iglesia Madre, La Primera Iglesia de Cristo, Científico, en Boston, EUA. Esta es la historia detrás de este trabajo del distinguido artista estadounidense John Joseph Enneking (1841-1916).

No mucho después de la inauguración de La Extensión de La Iglesia Madre el 6 de junio de 1906, William B. Johnson (Secretario y miembro de La Junta Directiva de La Primera Iglesia de Cristo, Científico) recibió una carta escrita por Pamelia Leonard (miembro del personal de la casa de Eddy) de parte de Eddy. La misma decía:

“… La Sra. Eddy me ha pedido que le escriba para decirle que quiere que usted se asegure de enviarle a ella una buena imagen debidamente enmarcada de La Iglesia Madre y de La Extensión, tal como es hoy en día”.1

Johnson le pidió a su hijo William Lyman Johnson, quien era asistente en la oficina del Secretario y miembro del Comité de Finanzas, que se encargara de que se hiciera una pintura. Lyman Johnson sacó fotos de La Iglesia Madre, la cual está compuesta de dos edificios: el Edificio Original de 1894, de estructura románica, y la Extensión con cúpula y detalles de estilo bizantino e italiano. Padre e hijo eligieron una vista de entre esas fotografías para enviársela a Eddy. Ella dio su visto bueno a la que los Johnson habían elegido, dejando a decisión de los Directores si debía pintarse al óleo o al crayón.

John Joseph Enneking

John Joseph Enneking a edad avanzada.
(Cortesía de Vose Galleries, Boston)

Los Directores le pidieron a Lyman Johnson que encontrara un artista que pudiera “hacer justicia al tema”.2 Unos días después se reunió con un grupo de artistas y debatieron sobre cómo debía representarse una pintura de los nuevos edificios.3 (No está claro si Lyman Johnson reunió a los artistas él mismo o si asistió a una reunión convocada por otra persona.) Lyman Johson recordaría más tarde que nadie del grupo salvo Enneking estaba interesado en pintar el Edificio Original más modesto junto a la imponente Extensión; él sentía que una vista desde el ángulo correcto mostrando ambos edificios, crearía una composición muy bonita. Al día siguiente, Lyman Johnson fue al taller de Enneking, donde vio bocetos que el artista ya había hecho. Enneking indicó que había deseado hacer una pintura de las iglesias desde que el nuevo edificio había sido terminado.

Enneking ha sido llamado uno de los paisajistas más importantes de finales del siglo XIX y principios del XX. Nacido en una pequeña ciudad de Ohio, comenzó a dibujar cuando era niño. Después de perder a su padre y a su madre en el mismo año, se fue a vivir a Cincinnati con sus tíos. Allí, exhibió su primera obra cuando tenía 16 años, lo cual lo encaminó para convertirse en artista. Asistió a la Universidad St. Mary en Cincinnati, donde aprendió los rudimentos del dibujo.

Después de servir en la Guerra Civil, Enneking fue a Nueva York para continuar su formación como pintor. Pronto se mudó a Boston porque había oído hablar de su floreciente comunidad artística. Allí consiguió vender suficientes pinturas como para financiar su mudanza a Europa con su familia en 1872. Viajaba y pintaba, y finalmente llegó a París,4 donde vio las pinturas de artistas europeos muy conocidos, entre los cuales estaban aquellos que más tarde serían conocidos como impresionistas. Enneking pintó con muchos de ellos, incluidos Renoir, Manet, Monet y Pissarro; Corot y Millet llegaron a ser sus amigos.5

En 1876 la familia Enneking regresó a los Estados Unidos y se mudó a Hyde Park, cerca de Boston. Enneking muy pronto se transformó en una figura prominente en la cultura y sociedad de Boston. Pintaba, enseñaba y daba conferencias. También amaba la naturaleza y defendía su preservación.

Pintor de la luz fascinado por sus variaciones de intensidad, Enneking a menudo pintaba al aire libre. Para él no era inusual pasar los días al aire libre, donde hizo “estudios de cada expresión típica de color, tonalidad y valoraciones como eran modificadas hora tras hora por los efectos atmosféricos…”.6 Después, en su taller, trasladaba al lienzo sus estudios. La introducción al catálogo Memorial Exhibition of Paintings by John J. Enneking [Exhibición Conmemorativa de Pinturas de John J. Enneking] describe las pinturas del artista de forma vívida: “… él poetizaba todo el tema, lo envolvía en ondas brillantes de luz, lo espiritualizaba por medio del pensamiento y del amor hasta que se convertía en una resplandeciente y transfigurada armonía tonal”.7 Esto describe bien su pintura de la Iglesia de la Ciencia Cristiana. En una carta a Eddy, William Johnson describió las intenciones que tenía Enneking respecto a la pintura para “hacer que la belleza de la noble cúpula estuviera bañada en pura luz”.8

En preparación para una reunión con los Directores de la Iglesia, William Johnson les escribió para hablarles de las habilidades del artista y de algunos de los premios con que había sido galardonado. Ellos le encargaron a Enneking pintar el cuadro de La Iglesia Madre por la cantidad acordada de $1.000, el equivalente a unos $24.000 en dólares de 2015. En la carta que confirmaba el precio, fechada 22 de febrero de 1907, William Johnson recordaba a Enneking que él había manifestado en una conversación con los Directores el 16 de febrero, que podría acabar la pintura en cuatro meses.9 (En Pierce and Kristiansen [152] se había informado erróneamente que el precio del cuadro era $10.000.)

Mientras tanto, Lyman Johson ayudó a Enneking con su trabajo dándole información sobre el tamaño deseado para la pintura, tomando notas acerca de la dirección y la calidad de la luz en el corredor donde sería colgada la pintura en Pleasant View (residencia de Eddy en Concord, Nuevo Hampshire), y haciendo de intermediario de los Directores y Eddy. En julio Lyman le escribió a Eddy con buenas noticias de Enneking. Tal y como él acostumbraba, había completado estudios para la pintura y había escogido dos para que ella los viera y pudiera elegir uno para la pintura final.10

… Uno era de los dos edificios a la luz de la luna, muy poética y encantadora; la luz del servicio de la noche brillando a través de las ventanas del nuevo edificio elevándose más alto entre las estrellas… El otro boceto representaba las iglesias en el momento en el que una gran tormenta había pasado sobre ellas. Las aceras estaban mojadas y un vapor se elevaba de ellas, las traicioneras e inclementes nubes de color negro azulado cargadas de tormenta… se habían desmoronado justo sobre la cúpula y la torre, y la luz del sol se derramaba sobre ellas con un brillo matutino…

A Eddy le gustaron ambos bocetos, pero al final eligió el de la tormenta derrotada.11

William B. Johnson le escribió a Eddy el 26 de julio de 1907:

“El Sr. John J. Enneking, el artista seleccionado para pintar una imagen de La Iglesia Madre para usted, ha terminado su trabajo, y a los Directores les alegraría enviarle la pintura como regalo de su Iglesia, si usted indica que está preparada para recibirla…

El Sr. Enneking ha expresado su deseo de ir a su casa y colgar la imagen de manera que se le saque el mejor provecho posible. ¿Le parece bien que lo haga?”.12

No hay pruebas de que Enneking visitara Pleasant View. Pero al día siguiente, William Johnson le escribió a Eddy y le adjuntó una extensa carta de Enneking en la cual explicaba su finalidad al pintar La Iglesia de la Ciencia Cristiana.13 (Más tarde se publicó la carta completa en el Christian Science Sentinel del 16 de mayo de 1908.) En su carta, Johnson hablaba de los logros y habilidades del artista, y explicaba que, aunque Enneking no era Científico Cristiano, estaba “profundamente interesado y la defendía enérgicamente (a la Ciencia Cristiana)”, lo cual podría explicar en parte su inspiración a la hora de pintar esta imagen.14 Enneking llamó al lienzo El Amanecer o como él explicó, “El amanecer de una nueva fase de expresión religiosa, basada en la vida, la verdad y el amor”. Continuó: “Tenía ese pensamiento o sentimiento más o menos en mente mientras pintaba el cuadro”. Al describir su uso de la luz y la sombra para representar la Ciencia Cristiana, Enneking utiliza términos descriptivos tales como resplandor de luz, rosada luz matutina, un cálido resplandor, toda una masa de luz y luz reflejada, expresiones comunes por las que sus pinturas son más conocidas.15

Al parecer, la pintura quedó olvidada por algún tiempo en un lugar oscuro del estudio de Enneking. Esto quizás se debió en parte a que la atención de Eddy estaba centrada en la demanda de los “Amigos más cercanos” y su posterior mudanza a Chestnut Hill, Massachusetts, en enero de 1908. (La demanda de los “Amigos más cercanos” pretendía determinar la capacidad de Eddy para gobernar sus propios asuntos. El pleito comenzó el 1° de marzo de 1907, acabó el 21 de agosto de 1907, y fue formalmente desestimado el 30 de septiembre de 1907.) Debido a este retraso, la pintura sufrió un goteo de excedente de óleo, lo que Enneking tuvo que solucionar antes de poder entregar El Amanecer. A causa del estado de la superficie de la pintura, Enneking sintió que los colores “serían más intensos y la pintura se enriquecería” una vez expuesta a su nuevo ambiente. Recomendó que la pintura no fuera barnizada hasta pasados al menos tres años. Este trabajo, pensado para ser expuesto en Pleasant View, fue entregado en la nueva casa de Eddy en Chestnut Hill el 30 de marzo de 1908.16

"<iPie: El Amanecer como aparece expuesto en la biblioteca de la casa de Mary Baker Eddy en Chestnut Hill (P05795).

Crear una pintura de La Iglesia Madre fue un trabajo monumental para Enneking. Él declaró haber pasado “momentos de aprensión y desaliento cuando las dificultades para presentar los edificios de manera artística parecían ser abrumadoras”. Lyman Johnson observó:

“Esta pintura, al igual que los buenos amigos, la buena música y la buena literatura, se aprecia mejor cuando uno se familiariza con ella. Es una obra que, a través de su poder y dignidad, imaginación y esquema de colores, revela su belleza y verdad poco a poco. Debido a la dificultad del tema y a la manera como Enneking la ha manejado, pienso que es una obra maestra del color, el dibujo y la concepción”.17

Mary Baker Eddy reconoció los esfuerzos de John J. Enneking en una línea que expresa su admiración (de la carta reimpresa en el Christian Science Sentinel del 16 de mayo de 1908):

“Su pintura de La Iglesia Madre de Cristo, Científico, distingue al artista, señala una historia y la ilumina”.18

Suscríbase a nuestro boletín de noticias trimestral (en español)

  • Sea el primero en enterarse de los nuevos blogs, podcasts y actividades
  • Reciba actualizaciones trimestrales
  • Manténgase conectado con la Biblioteca
Regístrese ahora

Print Friendly, PDF & Email
  1. Pamelia J. Leonard a William B. Johnson, 2 de octubre de 1906, F00795
  2. SF – Johnson, William Lyman, Re Enneking’s Painting – “Dawn”.
  3. Ibíd.
  4. Jesse B. Rittenhouse, “The Art of John J. Enneking”, Brush and Pencil, September 1902, 335-345.
  5. P. J. Pierce and R. H. Kristiansen, John Joseph Enneking: American Impressionist Painter (Hingham MA, Pierce Galleries, Inc., 1972), 63.
  6. Rittenhouse, 337.
  7.  Memorial Exhibition of Paintings by John J. Enneking, Boston Art Club, del 2 al 17 de marzo de 1917, catálogo.
  8. W. L. Johnson a Mary Baker Eddy, 27 de julio de 1907, Box 536218, Folder 24947.
  9. W. L. Johnson a John J. Enneking, 22 de febrero de 1907, Box 18000, Folder 24948.
  10. SF – Johnson, William Lyman, Re Enneking’s Painting – “Dawn”.
  11. Ibíd.
  12. W. L. Johnson a Eddy, 26 de julio de 1907, Box 18000, Folder 24948.
  13. Enneking a Eddy, 27 de julio de 1907, IC 596.
  14. W. L. Johnson a Eddy, 27 de julio de 1907, Box 536218, Folder 24947.
  15. Enneking a Eddy, 27 de julio de 1907, IC 596.
  16. W.L. Johnson a Calvin A. Frye, 27 de marzo de 1908, IC 153.
  17. W.L. Johnson a Eddy, 30 de marzo de 1908, IC 593.
  18. Eddy a Enneking, n.d., V04982.