Mujeres que marcaron la historia: La Condesa Dorothy von Moltke

3 mayo 2022

German translation committee
Esta fotografía del Comité para la traducción al alemán de Ciencia y Salud probablemente fue tomada en el Hotel Beaconsfield de Brookline, Massachusetts. De izquierda a derecha (horizontalmente): Helmuth von Moltke, Ulla Shultz (más tarde, Oldenbourg), Adam H. Dickey, Renate Hermes (más tarde, King), Dorothy von Moltke, Theodore Stänger. Alrededor de 1910. P07507. Fotógrafo desconocido.

La Condesa Dorothy von Moltke (1884-1935) ayudó a difundir la Ciencia Cristiana a personas de habla alemana en distintas partes del mundo. Trabajó además en el comité que tradujo por primera vez Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras al alemán. Originaria de Sudáfrica, poco después de casarse se mudó a Alemania, cuando el país se hallaba al borde del precipicio tras décadas de agitación. Aunque debió enfrentar numerosos desafíos y duras experiencias, salió adelante, manteniendo unida a su familia y preservando su patrimonio con una gracia nacida de la experiencia, el carácter personal, el apoyo familiar y apoyándose en la Ciencia Cristiana.

Hija única de Sir James Rose Innes y Jessie Dods Pringle Innes, ella nació en Sudáfrica en 1884. Sus padres pertenecían a familias que se habían asentado en el país hacía mucho tiempo. Su padre, que fue en Sudáfrica fiscal general y luego presidente de la Corte Suprema, fue uno de los primeros defensores de los derechos de los negros en el país. Su madre fue pionera en la defensa de los derechos de la mujer.1

Aunque los tres formaban un sólido núcleo familiar, esa conexión fue puesta a prueba cuando la madre de Dorothy la llevó a Europa en 1902. Estando en Alemania, conoció al Conde Helmuth von Moltke,2 y se casaron en 1905.3 Tuvieron cinco hijos: Helmuth James (1907-1945);4 Joachim (Jowo) Wolfgang (1909-2002); Wilhelm (Willo) Viggo (1911-1987); Carl Bernd (1913-1941); y Asta Maria (1915-1993). La pareja enseñó Ciencia Cristiana a los niños, pero no los obligó a practicarla, dejando que eligieran su propio camino.5

A través del matrimonio, Dorothy se convirtió no solo en condesa sino también en dama de “Kreisau”, la casa en la propiedad de von Moltke en la Silesia alemana (actualmente Polonia). Ser condesa era un esfuerzo monumental, pero ella lo logró, incluso durante la agitación económica y política de la Primera Guerra Mundial y el ascenso de Hitler al poder.6 Ella recibía invitados tales como la escritora socialista Olive Schreiner (1855-1920) y cenaba con la realeza prusiana.7 Con el correr de los años la inestabilidad de Alemania golpeó duramente el patrimonio de von Moltke, y Dorothy empleó sus propios talentos, así como la ayuda económica de sus padres para equilibrar el presupuesto y evitar la quiebra, como lo expresa la siguiente carta a su padre:

Muchas gracias por el giro, querido papi; me las he arreglado mejor este semestre y en consecuencia pude ahorrar unas 10 libras. Desde el 1o de junio Helmuth me está dando voluntariamente 10 libras por mes para mis gastos diarios cuando no estoy con él, etc. Sin embargo, como puedo arreglarme bien sin ese dinero, lo deposito todo en el banco para tener ahorros en caso de emergencia.8

No obstante, su prudente administración no se limitó a Kreisau; ella también usó parte de sus fondos personales para ampliar el jardín de infantes del pueblo.9 También enseñó inglés a Científicos Cristianos alemanes que querían leer el libro de Mary Baker Eddy, Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras.10

Dorothy se aferró con todas sus fuerzas a su nueva religión y a su nuevo país. Aunque sus padres la habían criado en la Iglesia anglicana, su esposo le presentó la Ciencia Cristiana y se convirtió en fiel seguidora de sus enseñanzas. 11 12 Esta devoción era evidente en las cartas que ella enviaba a sus padres. En 1909 le escribió a su padre lo siguiente:

Permíteme decirte, querido papi, cuan profundamente agradezco tu interés en un tema en el que tu pequeña niña está tan intensamente interesada, y pienso que fue muy dulce de tu parte ocuparte de él, aunque fuera para complacerla… En la CC [Ciencia Cristiana] la curación de la enfermedad es un asunto secundario, y su principal virtud (además de la ayuda y el consuelo que uno puede dar por su intermedio) es que prueba que estamos obteniendo una pequeña comprensión de la verdad… en la Ciencia Cristiana he hallado una explicación racional a todos mis cuestionamientos y… he hallado una paz maravillosa, la panacea para todo temor, y el más grande incentivo no solo para vivir pura y rectamente, sino también para pensar pura y rectamente… solo deseo agregar que no es una nueva secta o religión, sino simplemente las enseñanzas de Cristo Jesús.13

Los von Moltke siguieron dedicados a la Ciencia Cristiana. En 1907 viajaron a la ciudad de Hannover para tomar instrucción de Clase Primaria con Bertha Günther-Peterson, CSB.14 Helmuth había conocido a esta maestra de la Ciencia Cristiana años antes, en 1899, cuando ella lo sanó de un trastorno nervioso, despertando así su interés en la religión. En 1923, Helmuth y Dorothy se afiliaron a La Iglesia Madre. También escribieron artículos para las publicaciones periódicas de la Ciencia Cristiana. En marzo de 1910, Helmuth publicó “Disharmonie ist unwirklich” [La falta de armonía es irreal] en la revista alemana Der Herold der Christian Science. El 14 de septiembre de 1912, se publicó el artículo en inglés en el Christian Science Sentinel con el título “Discord Unreal” [La discordancia es irreal]. Dorothy escribió “The Works of God Made Manifest” [Las obras de Dios manifestadas] para el Sentinel, así como “Our Garden” [Nuestro jardín], que apareció al año siguiente e incluyó lo siguiente:

La Sra. Eddy define la serpiente mencionada en la alegoría que comienza en el segundo capítulo del Génesis como “una mentira; lo opuesto a la Verdad, llamado error;… la creencia en más de un Dios;… la primera mentira de la limitación;… La primera pretensión audible de que Dios no era omnipotente y de que había otro poder, llamado el mal, que era tan real y eterno como Dios, el bien” (Ciencia y Salud, pág. 594). ¡Cuán a menudo escuchamos esta mentira, reconocemos su poder, cedemos a sus insinuaciones, comemos del fruto que nos ofrece, y luego sufrimos las desastrosas consecuencias de nuestra insensatez, tal como hicieron Adán y Eva!15

Al igual que muchas personas de habla alemana, los von Moltke sentían que necesitaban el libro de Mary Baker Eddy, Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras, en idioma alemán. En 1897 Günther-Peterson ofreció traducir las partes más importantes al alemán. En esa época Mary Baker Eddy dudaba —quería una traducción que incorporara la esencia de sus palabras originales.16 Sin embargo, ella también había mostrado interés en la traducción.17 Desde su primera publicación en 1903, Der Herold der Christian Science había estado allanando el camino para traducir adecuadamente la terminología de la Ciencia Cristiana a ese idioma.

Además, en 1907 la Condesa Fanny von Moltke, prima lejana de Helmuth von Moltke, le escribió a Mary Baker Eddy respecto a la posibilidad de hacer una traducción. Más tarde se dio cuenta de que ambos la habían consultado en la misma época. En una carta del 24 de mayo de 1907 (originalmente escrita en alemán), incluyó la siguiente petición:

Justo después de escribir mi carta, encontré la carta de la Condesa Fanny von Moltke en Der Herold der Christian Science, Vol. 4, N° 2 —respuesta a la oposición de Ud. respecto a la traducción de Ciencia y Salud. No obstante, puesto que estoy convencido de que ha llegado el momento, que es necesario tener una traducción al alemán, voy a enviar mi carta. Mi concepto del amor de Dios es demasiado grande como para pensar que Él dio Su revelación a una nación y no desea que ninguna otra tenga parte en ella.18

A pesar de los urgentes reclamos de sus seguidores alemanes —y de sus propios deseos de disponer de una versión en alemán— Mary Baker Eddy mantuvo su renuencia a traducir el texto en inglés. Su principal preocupación era que el significado de sus cuidadosamente elegidas palabras se perdiera en la traducción, oscureciendo la articulación precisa y completa de la Ciencia Cristiana que Ciencia y Salud contiene. En 1904, había escrito lo siguiente en una carta a Fanny von Moltke:

Una retraducción de mi libro estaría llena de errores. En una auténtica traducción de Ciencia y Salud para usted me alegraría ser una alemana para los alemanes en idioma como lo soy ahora en espíritu. Cuando escribí “Ciencia Y Salud” deseaba en lo más profundo que el libro fuera traducido adecuadamente y se enviara a Alemania. Me parecía que el idealismo de los alemanes estaba bastante de acuerdo con el realismo de la Ciencia Cristiana, en otras palabras, que era más espiritual que la mayoría de los idiomas. Pero finalmente he aprendido que ni el alemán ni el francés son capaces de expresar la Ciencia absoluta de la Ciencia Cristiana.19

Pero en 1907 el pensamiento de Mary Baker Eddy había comenzado a cambiar, y se mostraba más receptiva. Por su propia cuenta Helmuth intentó (probablemente sin mucho éxito) traducir el capítulo “Recapitulación” de Ciencia y Salud. Aunque la Sra. Eddy desconfiaba del proyecto, no se opuso a él.20 Finalmente, en 1910 dio vía libre a la traducción al alemán.21

Aunque Mary Baker Eddy falleció poco después de dar la aprobación, el trabajo de traducción comenzó al año siguiente. Dorothy y su esposo, junto con otros tres traductores, se incorporaron al comité designado para comenzar el trabajo y partieron rumbo a Boston. La tarea era ardua y tomó siete meses de dedicada labor.22 Dorothy fue un miembro esencial del comité, porque era la única cuya lengua materna era inglés que también hablaba alemán. Como tal, se encargó de volver a traducir el texto completo en alemán al inglés, para que Adam H. Dickey se asegurara de que la traducción fuera correcta desde un punto de vista metafísico.23 24

Mientras estuvieron en Boston, los von Moltke se enfocaron exclusivamente en el trabajo de traducción. Pero encontraron tiempo para ver algo de lo que la ciudad y la región de Nueva Inglaterra tenían para ofrecer a la élite de viajeros. Esto incluyó la Biblioteca de Harvard y la Biblioteca Pública de Boston, donde exploraron varios libros para traducir adecuadamente términos filosóficos, técnicos y fisiológicos al alemán.25 Finalmente, en 1912, el grupo vio el fruto de su trabajo en la publicación de la versión en alemán de Ciencia y Salud.26

Moltke is seen exploring the grounds of the “old Baker home”

Esta fotografía muestra a Dorothy von Moltke (de pie, a la izquierda) explorando los terrenos del “antiguo hogar de los Baker” en Bow, New Hampshire. Alrededor de 1919. P06153. R.H. Perkins.

Tras culminar su trabajo en Boston, los von Moltke partieron, se reunieron con Helmuth James, Jowo y Willo en Alemania, y salieron rumbo a Sudáfrica. Allí, Dorothy dio a luz a Carl Bernd en 1913 y a Asta Maria en 1915.27

El 11 de junio de 1935 la Condesa Dorothy von Moltke falleció inesperadamente. Su familia se sintió lógicamente acongojada, y Helmuth declaró, “Kreisau ohne Mami ist zu triste!” [¡Kreisau está tan triste sin Mami!], en tanto que el padre de ella señaló en su autobiografía que con su muerte “se desvaneció nuestro pequeño mundo”.28 Pero con su trabajo de traducción Dorothy había dejado un legado perdurable para el mundo que abrió la puerta a la publicación de Ciencia y Salud en muchos otros idiomas, además del alemán.29

Escuche “Mujeres que marcaron la historia”, de los Archivos de la Biblioteca Mary Baker Eddy, un episodio de podcast en inglés de Seekers and Scholars [Buscadores y acádemicos] en el que participan los integrantes del personal de la Biblioteca Steve Graham y Dorothy Rivera.


Este blog también se puede leer en este sitio Web en alemánfrancésinglés y portugués.

Print Friendly, PDF & Email
  1. Catherine R. Hammond, Island of Peace in an Ocean of Unrest: The Letters of Dorothy von Moltke [Isla de paz en un océano de inquietud: Las cartas de Dorothy von Moltke] (N.P.: Nebadoon Press, 2013), 5.
  2. El esposo de Dorothy von Moltke, Helmuth von Moltke (1876-1939), tenía ancestros por parte del padre con el mismo nombre, lo cual podría generar confusión respecto a sus identidades. El esposo de Dorothy era sobrino nieto de Helmuth Karl Bernhard von Moltke (1800-1891), también conocido como “Helmuth von Moltke el Viejo”. Como mariscal de campo, ayudó a llevar a Alemania a la victoria en la guerra franco-prusiana. El segundo en la línea de descendencia era su sobrino, Helmuth Johannes Ludwig von Moltke (1848-1916), apodado “Helmuth Johannes Ludwig von Moltke el Joven”. También sirvió a las fuerzas armadas de Alemania como Jefe del Estado Mayor General alemán. Aunque a estos dos hombres se les llamaba habitualmente “el Viejo” y “el Joven”, al esposo de Dorothy se le conocía únicamente como “Helmuth” o “Conde Helmuth”. Siguiendo la tradición, Dorothy y Helmuth llamaron a su primogénito Helmuth James von Moltke (1907-1945). Los nazis lo ejecutaron en 1945 por su participación en el Círculo de Kreisau, un grupo de resistencia alemán, después de que intentara advertir a otro grupo de resistencia, el Círculo de Solf, acerca de la inflitración. A pesar de que nunca adoptó oficialmente la religión de la Ciencia Cristiana, Helmuth James había absorbido las clases sobre la oración y la espiritualidad que había tenido en su niñez. Esas enseñanzas salieron a la superficie durante su tiempo en prisión y solidificaron su identidad como cristiano. Véase Catherine R. Hammond, Island of Peace in an Ocean of Unrest: The Letters of Dorothy von Moltke (N.P.: Nebadoon Press, 2013), 282, 318-319; Anton Gill, An Honorable Defeat [Una derrota honrosa] (New York: H. Holt, 1994), 160-162.
  3. “Dorothy Rose Innes”, The Olive Schreiner Letters Online [Las cartas de Olive Schreiner en línea], https://www.oliveschreiner.org/vre?view=personae&entry=49.
  4. El 23 de enero de 1945, Helmuth James von Moltke fue ejecutado por los nazis por su participación en la Resistencia alemana.
  5. Hammond, Island of Peace, 283.
  6. Michael Balfour y Julian Frisby, Helmuth von Moltke: A Leader Against Hitler [Helmuth von Moltke: Un líder contra Hitler] (London: Macmillan, 1972),15.
  7. Olive Schreiner a William Philip (Will) Schreiner, 24 de julio de 1914, UCT Manuscripts & Archives, transcripción del proyecto de las cartas de Olive Schreiner.
  8. Hammond, Island of Peace, 39.
  9. Michael Balfour y Julian Frisby, Helmuth von Moltke: A Leader Against Hitler (London: Macmillan, 1972), 16.
  10. Hammond, Island of peace, 50.
  11. Ibíd., 242.
  12. Aunque sin duda Dorothy y Helmuth von Moltke se consideraban a sí mismos Científicos Cristianos, es probable que antes de la Primera Guerra Mundial fuera extremadamente difícil —quizás imposible— para ellos abandonar la iglesia luterana y continuar siendo miembros de la nobleza alemana. En aquel entonces esta era la iglesia estatal, y las responsabilidades del conde tal vez hasta hayan incluido actuar como “patrocinador” de la iglesia luterana en Silesia. La pareja educó a sus hijos como luteranos. Los von Moltke no se afiliaron a La Iglesia Madre sino hasta después de la guerra, después de que la monarquía (y las iglesias del Estado) se disolvieran en Alemania y se estableciera la República de Weimar. Mucho antes de la llegada del nazismo a Alemania, los Científicos Cristianos enfrentaron obstáculos.
  13. Hammond, Island of Peace, 243.
  14. Ibíd., 28.
  15. Condesa Dorothy von Moltke, “Our Garden” [Nuestro jardín], Christian Science Sentinel, 5 de abril de 1913, 604.
  16. Calvin Frye a Bertha Günther-Peterson, 24 de mayo de 1897, V01525.
  17. Mary Baker Eddy a Julia Field-King, 8 de junio de 1896, F00125.
  18. Helmuth von Moltke a Mary Baker Eddy, 24 de mayo de 1907, IC084.18.002.
  19. Mary Baker Eddy a Fanny von Moltke, 1904, L09568.
  20. Mary Baker Eddy a Helmuth von Moltke, 11 de junio de 1907, L14083.
  21. Mary Baker Eddy a Allison V. Stewart, 31 de marzo de 1910, L03271; Stewart era el editor de Eddy.
  22. Hammond, Island of Peace, 271-278.
  23. Ibíd., 271.
  24. Mary Baker Eddy le había pedido a Dickey, quien trabajó como su secretario desde 1908 hasta 1910 e integraba por entonces la Junta Directiva de la Ciencia Cristiana, que supervisara el proyecto y se asegurara de que la traducción estuviera metafísicamente correcta.
  25. Hammond, Island of Peace, 276-277.
  26. “Science and Health Translated” [Traducción de Ciencia y Salud], Sentinel, 30 de marzo de 1912, 611.
  27. Hammond, Island of Peace, 279-280.
  28. Ibíd., 216.
  29. Actualmente Ciencia y Salud está disponible en 17 idiomas, incluido el braille.