Mujeres que marcaron la historia: Lulu Knight

11 febrero 2021

¿Le importaba a Mary Baker Eddy el medio ambiente?

La firma de Lulu Knight aparece —junto con las de otros miembros de la Clase Normal de 1943 de la Junta de Educación en la guarda de un ejemplar de Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras por Mary Baker Eddy perteneciente a su maestro de Ciencia Cristiana, John M. Tutt. Las firmas de otros alumnos aparecen en las siguientes páginas (no están en la foto).

Lulu M. Knight (c. 1885-1968) fue la primera mujer afroamericana en ser maestra de la Ciencia Cristiana.

Nació con el nombre de Lula M. Johnson, de la unión de Jackson y Laura Johnson, y se crió en Nebraska. Cuando tenía alrededor de 25 años, ya se había casado y asistido a la universidad durante tres años y vivía en Chicago.

Además, ya había encontrado la Ciencia Cristiana. En su solicitud de afiliación a La Iglesia Madre, en 1912, refrendada por su maestra de Ciencia Cristiana, Ella Peck Sweet, CSD, de Denver, Colorado, indicó que anteriormente había estado afiliada a la iglesia metodista. Sweet había sido alumna de Mary Baker Eddy y había trabajado durante un corto período en su casa de Pleasant View en Concord, Nuevo Hampshire.

Después de quedarse viuda, Johnson trabajó como corredora de seguros y era dueña de su propia casa que compartió durante un tiempo con su hermano mayor, William N. Johnson, veterano de la Primera Guerra Mundial y abogado. En 1931 se casó con Arthur B. Knight, quien más tarde fundó su propia empresa de seguros y bienes raíces. El año anterior se había anunciado como practicista en The Christian Science Journal con el nombre de Lula Knight. (Más tarde cambió su nombre en el anuncio del Journal, de Lula a Lulu.)

Durante 13 años desarrolló su práctica de la curación cristiana desde su hogar en el lado sur de Chicago. En 1943 fue alumna de la Clase Normal de la Junta de Educación de la Ciencia Cristiana del maestro John M. Tutt y recibió el título de CSB, permitiéndole enseñar un curso anual sobre Ciencia Cristiana. Luego abrió una oficina en el edificio Kimball en el Chicago “Loop”, situado en el centro de la ciudad. Fue miembro de la Octava Iglesia de Cristo, Científico, Chicago.

En 1950 la edición del 5o aniversario de la revista Ebony presentó un perfil de la Ciencia Cristiana entre la comunidad afroamericana. Señaló que “esta religión tiene una maestra negra, la señora Lula B. [sic] Knight, esposa de un corredor de bienes raíces de Chicago que ha sido un reconocido maestro de las enseñanzas de la Ciencia Cristiana desde 1943”.1

Knight fue testigo de cambios en la sociedad estadounidense, y en la Iglesia de Cristo, Científico. En su registro de miembro de La Iglesia Madre de 1912 aparece la palabra “(negra)”. Su anuncio en el Journal estuvo acompañado por las palabras “(de color)” hasta 1956, cuando ese calificativo dejó de usarse para los practicistas afroamericanos. En 1950 Ebony informó acerca de una situación compleja en el Movimiento de la Ciencia Cristiana:

La actitud de la iglesia respecto a la cuestión racial es justa de manera idealista, pero ni la Junta Directiva (el cuerpo rector) ni su manual definen un criterio general al respecto. La igualdad es un ideal al que la Iglesia se aproxima tanto como sea “humanamente posible”.

En el sur, la iglesia cumple con los patrones existentes y las leyes estatales, que prohíben la mezcla de razas, pero en Washington, D.C. los negros y los blancos asisten a las mismas iglesias. En Birmingham, Alabama, los miembros negros y los miembros blancos de la iglesia solían celebrar reuniones conjuntas, pero ahora se reúnen de manera separada debido a la intensa agitación causada por la segregación racial entre las autoridades de la ciudad. Los dos grupos desean celebrar reuniones conjuntas, pero actualmente la “ley” los obliga a cumplir con las leyes “Jim Crow”. En la lista mundial oficial de miembros de La Iglesia Madre, de Boston, no hay alusión a razas.2

Knight fue una de las disertantes del programa de la Asamblea Anual de La Iglesia Madre de 1961. Como tal, leyó a los 7.000 asistentes testimonios de curaciones logradas mediante la Ciencia Cristiana, y enviados desde distintas partes del mundo. Los relatos que compartió incluyeron, entre otras, curaciones de “la total restauración de una afección al corazón, de tétano, coto, asma, tuberculosis, un tumor y huesos fracturados”.3

Lulu M. Knight hizo una contribución significativa a la curación por medio de la Ciencia Cristiana en Chicago y otras partes de los Estados Unidos, en especial entre los afroamericanos del Medio Oeste, Oklahoma y California del Sur, donde muchos de sus alumnos vivían. En una carta que envió en 1967 a la Junta Directiva de la Ciencia Cristiana, escribió: “Después de haber estado casi cuarenta años en la práctica de la curación y la enseñanza de la Ciencia Cristiana, de ninguna manera tomo mis obligaciones para con la Causa de manera liviana. Comprendo sus exigencias y me he esforzado por vivir a la altura de ellas”.4

Print Friendly, PDF & Email
  1. “Christian Science” [La Ciencia Cristiana], Ebony, noviembre de 1950, 60.
  2. Ibíd. Los comentarios que acompañan los registros de miembros quizás reflejan un cambio progresivo a partir de 1912, año en el que Knight se afilió a la Iglesia.
  3. “Asamblea Anual de La Iglesia Madre”, El Heraldo de la Ciencia Cristiana, octubre de 1961. https://es.herald.christianscience.com/shared/view/gg0icg5q06?s=e.
  4. Knight a la Junta Directiva, 25 de septiembre de 1967.