De los Documentos: El trabajo y el cuidado de la familia en 1885 (Parte 2)

2 agosto 2021

-
Foto de Mary Baker Eddy, P00250.
Janet T. Colman a Mary Baker Eddy, 28 de noviembre de 1885, 392.50.015.
M. Bettie Bell a Mary Baker Eddy, 6 de diciembre de 1885, 020A.09.005.
Foto de M. Bettie Bell, P00363.
En nuestro boletín de noticias de mayo, presentamos la primera parte de un artículo de los Documentos de Mary Baker Eddy que trata de las dificultades que algunas mujeres encontraban al establecer sus propias prácticas de la Ciencia Cristiana. La Parte 1 se refirió a M. Bettie Bell, estudiante de Mary Baker Eddy. En la Parte 2, aprenderemos acerca de otras madres que estudiaron con Mary Baker Eddy y luego se dedicaron a la práctica pública.

 

Lizzie Filbert se interesó en la Ciencia Cristiana después de recibir tratamiento de la Ciencia Cristiana de Jennie Fenn, alumna de Mary Baker Eddy. Tomó clase con Eddy en 1886. En 1885, Filbert le escribió a Eddy para preguntarle si era posible que ella y su hermana tomaran clase separadamente y con un descuento en el precio:

Tengo también una hermana que está deseando aprender cuál sería el precio por tomar clase las dos y sería posible que no tomáramos clase juntas puesto que ambas tenemos una familia a la que atender y yo tengo un bebé de un año y por esta razón me gustaría tomar turnos para poder dejar a mi bebé con ella mientras estoy en clase[,] y en tanto yo podría quedarme con su familia cuando ella esté en clase.1

Vemos varias cartas que retratan a mujeres trabajando juntas para enfrentar los desafíos de la vida. Un ejemplo especialmente conmovedor es el de Janet Colman. Tras un parto particularmente difícil, perdió a su bebé. En este caso, su esposo estaba tomando instrucción de clase con Mary Baker Eddy y tuvo que dejar la clase y volver rápidamente a su familia. Pero en su ausencia Fenn había ayudado a Colman, quien le escribió esto a Eddy:

La Sra. Fenn se ha transformado en una mujer admirable, y en una buena amiga mía y tengo mucho que agradecerle a ella, y al resto de los amigos que tengo en Boston por todo el trabajo que han hecho por mí. Empiezo a recordar las cosas que hacía antes de ser engañada por esta creencia. Los médicos dicen que nunca han oído hablar de nadie que se recuperara de lo que yo me recuperé.2

Mary Baker Eddy respondió: “Dios es bueno y Su misericordia es para siempre[.] Amor en abundancia para todos sus queridos hijos; dígale a la Sra. Fenn que le agradezco profundamente”.3 En esa época, Colman y Fenn estaban trabajando para establecer la Ciencia Cristiana en Nebraska.

Todas estas mujeres ayudaron a establecer la Ciencia Cristiana en sus respectivas localidades. Y todas ellas tuvieron largas carreras como practicistas y maestras de la Ciencia Cristiana.


Este blog también se puede leer en este sitio Web en alemánfrancésinglés y portugués.

Print Friendly, PDF & Email
  1. Lizzie L. Filbert a Mary Baker Eddy, 9 de diciembre de 1885, https://mbepapers.org/?load=070.17.021.
  2. Janet T. Colman a Mary Baker Eddy, 28 de noviembre de 1885, https://mbepapers.org/?load=392.50.015.
  3. Mary Baker Eddy a E. L. y Janet T. Colman, 5 de diciembre de 1885, https://mbepapers.org/?load=L03615.