Un pequeño cuaderno guarda una gran historia

9 noviembre 2020

¿Le importaba a Mary Baker Eddy el medio ambiente?

Foto del cuaderno de la Asociación de Científicos Cristianos, LSC025 15.02.02.

En 1875, nueve alumnos de Mary Baker Eddy formaron una organización no oficial. Eran algunas de las primeras personas que habían tomado clase con ella sobre la práctica de la Ciencia Cristiana. Registraron sus nombres en un pequeño cuaderno, ahora guardado en nuestras colecciones, donde también consignaban los gastos.

El 4 de julio de 1876 —fecha del bicentenario de la independencia de los Estados Unidos— Eddy formalizó esta organización con el nombre de Asociación de Científicos Cristianos (CSA según sus siglas en inglés).1 En el momento de su disolución, 14 años más tarde, la CSA había establecido una influencia perdurable en la organización y administración del Movimiento de la Ciencia Cristiana, ayudando a crear la primera congregación de la iglesia, la primera Sala de Lectura de la Ciencia Cristiana en Boston, y la entidad precursora de la Sociedad Editora de la Ciencia Cristiana.

Eddy había comenzado a enseñar a alumnos regularmente en 1870, dos años antes de comenzar a trabajar en el libro de texto de la Ciencia Cristiana, que llamó Ciencia y Salud.2 Durante este período el crecimiento de la Ciencia Cristiana dependía grandemente de las conexiones individuales; tenía lugar sin fundamento administrativo ni organización formal de iglesia. Si bien era más que nada una organización de estudiantes de Eddy, la CSA asumió otras responsabilidades. La decisión más importante se tomó en una reunión celebrada el 12 de abril de 1879 en la casa de Eddy en Lynn, Massachusetts, donde los miembros de la CSA votaron para organizar la primera iglesia de la Ciencia Cristiana.3 En agosto de ese año, la Commonwealth de Massachusetts le otorgó una carta fundacional como Iglesia de Cristo (Científico).4

Durante la década de 1880 la CSA continuó apoyando el crecimiento de la Ciencia Cristiana, en gran parte ayudando a establecer los cimientos de la actividad de publicación. Los miembros también respondieron al creciente interés del público en Eddy y la nueva religión que ella había presentado.

El 31 de enero de 1883, la CSA estableció la entidad precursora de la Sociedad Editora de la Ciencia Cristiana (CSPS), llamada “Christian Scientists’ Publishing Company” [Compañía Editora de los Científicos Cristianos].5 Si bien Eddy conservó la supervisión general, el papel de la CSA en el establecimiento de organismos como este es un buen ejemplo de la variedad de personas que contribuyeron al crecimiento de la Ciencia Cristiana.

Otra responsabilidad que recayó en la CSA fue la gestión de una Sala de Lectura de la Ciencia Cristiana. Estaba situada en las habitaciones 209 y 210 del Hotel Boylston, en ese entonces ubicado en la esquina de las calles Boylston y Tremont, en el Distrito de Teatros de Boston.6 Al igual que las actuales Salas de Lectura, este era un emprendimiento abierto al público que vendía los escritos de Eddy y otras publicaciones de la Ciencia Cristiana, respondía a las preguntas de la comunidad circundante y proporcionaba un espacio para la lectura.7

Rent receipt

Durante los dos primeros años de existencia de la Sala de Lectura de la Ciencia Cristiana en el Hotel Boylston, los recibos de alquiler se parecían a este, el primer recibo de alquiler de pago hasta el mes de noviembre de 1888.

La CSA o alguien que trabajaba en su nombre —generalmente el tesorero (en ese entonces Mary W. Munroe)— pagaba a Calvin A. Frye por el alquiler de las habitaciones. El recibo probablemente corresponde al reembolso del monto del trabajo que Calvin había realizado como secretario de Eddy para alquilar el espacio. Posteriormente la CSA alquilaría directamente el espacio al Hotel Boylston. Otros comprobantes de la CSA detallan los materiales que la organización compraba a la CSPS y registran las ventas de su Sala de Lectura. Esos comprobantes muestran que la CSA facilitaba la difusión del conocimiento de la Ciencia Cristiana y la curación por medio de ella. Nos ayudan a comprender las primeras formas en que la Ciencia Cristiana se conectaba con el público en general.

A medida que el Movimiento de la Ciencia Cristiana crecía, los estudiantes de Eddy que tomaban la Clase Normal con ella en el Colegio de Metafísica de Massachusetts se hacían maestros de la Ciencia Cristiana. El número de Científicos Cristianos que no habían tomado clase con Eddy, pero que aún tenían interés en organizarse, aumentaba. En respuesta a esto, en enero de 1886 se creó la Asociación Nacional de Científicos Cristianos (NCSA según su siglas en inglés). La NCSA aceptó como miembros a todos los estudiantes de la Ciencia Cristiana —no solo a los alumnos de Eddy.8 Los estudiantes de Eddy comenzaron a enseñar fuera de los límites de Massachusetts cada vez más, estableciendo un nuevo modelo de instrucción que se expandió mucho más allá de Nueva Inglaterra.

Una de las principales responsabilidades de la NCSA era otorgar cartas fundacionales a las asociaciones de estudiantes. Estos grupos funcionaban como organizaciones filiales de Científicos Cristianos, organizados en torno a un maestro en particular.9 Estas asociaciones afiliadas más pequeñas ayudaban a mantener unidos a todos los alumnos de un determinado maestro, facilitando su continuo aprendizaje y comunicación después de la clase de instrucción inicial. Las mismas presentaban informes anuales a la NCSA central acerca de sus miembros y actividades. Además, enviaban representantes a las asambleas anuales,10 que tenían lugar en distintos lugares: Boston en 1886 y 1887; Chicago en 1888; Cleveland en 1889; y la Ciudad de Nueva York en 1890. Esto hizo que fuera más fácil para los estudiantes que vivían más al oeste mantenerse en contacto con otros Científicos Cristianos.11

Application for Charter — Chicago

Solicitud de carta fundacional para la Asociación afiliada de alumnos de Caroline D. Noyes de Chicago (Asociación No 16).

Una de dichas Asociaciones de Alumnos Científicos Cristianos se organizó en torno a los alumnos de Caroline D. Noyes. Nacida en Maine, Noyes fue a Chicago en 1883 para ayudar con el crecimiento de la Ciencia Cristiana en el Medio Oeste. Se transformó en maestra certificada de la Ciencia Cristiana en 1885, mientras administraba el Instituto de Científicos Cristianos de Illinois y ayudaba a organizar la primera filial de la Iglesia de Cristo, Científico, en Chicago.12 La solicitud de Noyes para tener una asociación afiliada fue la decimosexta del total, y una de las primeras en el Medio Oeste.13

A medida que pasó el tiempo, la Ciencia Cristiana se fue convirtiendo en una religión internacional con un número creciente de iglesias. Ante esto Eddy reorganizó la estructura de la iglesia mediante el establecimiento de La Primera Iglesia de Cristo, Científico, y la construcción de una casa editora. En 1889 la CSA pasó a ser una organización informal14 y en 1894 dejó de administrar la Sala de Lectura de Boston.15 En 1893 la NCSA se disolvió, después de reunirse por primera vez en tres años, en el Parlamento Mundial de Religiones de la Feria Internacional de Chicago.16 Durante su suspensión, continuó aprobando cartas fundacionales de las asociaciones afiliadas. Finalmente, estas organizaciones se volvieron más independientes, hasta que evolucionaron y se convirtieron en las asociaciones de alumnos de la Ciencia Cristiana tal como las conocemos hoy.

La CSA y la NCSA tenían marcadas diferencias respecto a la estructura orgánica actual del Movimiento de la Ciencia Cristiana. Sin embargo, su trabajo fue trascendente, evolutivo y vital. Allanaron el camino para muchas de las actividades que hoy forman parte de la Iglesia de Cristo, Científico.

Explore más acerca de los primeros años de la Ciencia Cristiana en la Biblioteca Mary Baker Eddy, encontrando ayudas para acceder a los Primeros Registros Organizacionales de la Colección Mary Baker Eddy, así como Colecciones Especiales de la Biblioteca, tales como las Actas de las Asociaciones de Científicos Cristianos (LSC025) y las Actas de las Asociaciones Nacionales de Científicos Cristianos (LSC026).

Print Friendly, PDF & Email
  1. Asociación de Científicos Cristianos, libro de actas, Vol. 1, sin fecha, EOR10, 1.
  2. “A Chronology of Events Surrounding the Life of Mary Baker Eddy” [Una cronología de hechos relacionados con la vida de Mary Baker Eddy], La Biblioteca Mary Baker Eddy, 10 de diciembre de 2018, https://www.marybakereddylibrary.org/wp-content/uploads/2018/12/Mary_Baker_Eddy_Detailed_Annotated_Chronology_2018-12-10.pdf, 11-12, 13.
  3. Asociación de Científicos Cristianos, actas de reuniones, Vol. 1, 12 de abril de 1879, EOR10, 69.
  4. Iglesia de Cristo, Científico, libro de actas, 23 de agosto de 1879, EOR13, 89.
  5. Asociación de Científicos Cristianos, actas de reuniones, Vol. 1, 17 de enero de 1883, EOR10, 189-190.
  6. “A New Home” [Un nuevo hogar], The Christian Science Journal, septiembre de 1888, 317.
  7. Para más información sobre la historia de las Salas de Lectura de la Ciencia Cristiana, léase el artículo de investigación de la Biblioteca Christian Science Reading Rooms 1887–1910 [Salas de Lectura de la Ciencia Cristiana 1887-1910] (en inglés).
  8. “A National Association” [Una Asociación Nacional], Journal, febrero de 1886, 209-210.
  9. Asociación Nacional de Científicos Cristianos, actas de reuniones, sin fecha, EOR31, v.
  10. Ibíd., x-xi.
  11. “A Chronology of Events Surrounding the Life of Mary Baker Eddy” [Una cronología de hechos relacionados con la vida de Mary Baker Eddy], 10 de diciembre de 2018, https://www.marybakereddylibrary.org/wp-content/uploads/2018/12/Mary_Baker_Eddy_Detailed_Annotated_Chronology_2018-12-10.pdf, 31.
  12. https://www.marybakereddylibrary.org/research/women-of-history-caroline-noyes/.
  13. “Asociaciones de Alumnos Científicos Cristianos”, sin fecha, LSC026.
  14. “Editor’s Note Book” [Cuaderno del Redactor], Journal, diciembre de 1889, 459.
  15. Asociación de Científicos Cristianos, 30 de julio de 1894, LSC025.
  16. “Christian Science at the World’s Religious Congress” [La Ciencia Cristiana en el Congreso Mundial de Religiones], Journal, noviembre de 1893, 337-346.